Rápidas

Cuando una manzana te engorda…

Manzana deliciosaYa estamos a tres meses de haber empezado el año, pero no quería dejar de compartir con ustedes la razón por la cual no he publicado nada hasta ahora.
A pesar de que si he cocinado, no he tenido «ganas» de publicar lo que como porque no ha sido divertido, pero siento que si quiero crear conciencia y ayudar a más personas y mas mujeres con mi problema, debo hacerlo y también siento que les debo una explicación de mi ausencia.

Como todos los años, uno de mis propósitos ha sido bajar de peso. Sin embargo, a diferencia de otros años, visité a una Doctora Endorinóloga para que me hiciera una revision completa.

Resulta que, a raíz de mi primer embarazo (y único hasta ahora) tengo una condición 100% reversible (Gracias a Dios) que se llama Resistencia a la Insulina, también conocida como «resistencia a los carbohidratos» o «Pre-diabetes». Es horrible y no se lo deseo a nadie. Es una condición en la que te vuelves adicto (literal) al azúcar y los carbohidratos y obvio entras en un círculo vicioso que no está padre.

La explicación es «un chorazo» pero quiero tratar de explicarles… Total que la grasa abdominal de tu cuerpo crea una «impostora» que se hace pasar por insulina. La insulina es como una llave y sirve para que la glucosa entre en la célula y ésta se alimente. La insulina es básica para poder procesar la glucosa que es indispensable para el funcionamiento de nuestro cerebro, por eso la importancia del NO ayuno mayor a 4 horas, de los alimentos integrales y de bajo índice glicémico. También porque nuestras células solo «comen» glucosa para poder hacer todo. El chiste es que, las «impostoras» se hacen pasar por la insulina y tapan «la chapa de la puerta» de la célula  por donde debe entrar y absorberse la glucosa. Y entonces, no sólo te quedas con mucha insulina en la sangre que no tiene a donde meterse sino que tu cerebro se muere de hambre porque tienes un exceso de azúcar en la sangre que no puedes procesar. Algunos de los síntomas son: cansancio crónico, cambios de humor frecuentes (que después del parto pueden confundirse con depresión post-parto o «baby blues»), insomnio, irregularidad en el cíclo menstrual, se te cae el pelo, y tienes un antojo permanente de cosas que ni son sanas ni son bajas de azúcar.  Y poco a poco y sin darte cuenta puedes generar Diabetes, que sólo es reversible muy al principio…

Total que la doctora me dió una dieta bastente fuerte, lo que llaman «cetogénica» (y las nutriólogas odian) que significa que no comes ningún tipo de carbohidrato (ni fruta)  y tu cuerpo comienza a utilizar la grasa como energía, y solo así logras reducir la lonja espantosa y poco a poco bajar de peso.

También me recomendó unos productos maravillosos de la marca USANA, con los que estoy feliz porque realmente son hechos con los más altos estándares de calidad y me han servido muchísimo, tanto que he comenzado a distribuirlos, si quieren probar los productos pueden agregar un comentario con su correo y me pondré en contacto con ustedes.

Aún tengo que bajar unos 12 kg, pero cada día estoy mas cerca de mi objetivo y pronto (si Dios quiere) podré darle una hermanita a mi pequeña.

Prometo poner las recetas que he hecho, o por lo menos las más aptas para toda la familia que no son insípidas o tan restrictivas que he cocinado para mi familia y amigos.

Gracias por leerme, de verdad me hizo sentir bien publicar algo… ya las tenía muy olvidadas.

Guille mujer, esposa, mamá, feliz. Amante de los aceites esenciales, costurera empedernida de fin de semana, panadera ocasional y Coach en Salud Integral por IIN. También soy estudiante de Medicina Aromática en Vintage Remedies & Aromaterapia para una Vida Natural por Aromahead Institute y superviviente. Me fascina nadar, caminar y bailar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.